Un accidente

Ayer mi Keka se pilló el dedo en la puerta del baño. Ella tiene la manía de meter los dedidos en el medio, justo donde se cierra la puerta. Keko estaba en el baño y empujó la puerta para cerrarla… Ains.. que dolor!!!!

Lloró bastante y estuvo un buen rato llorando y con los dedidos sin poder moverlos.

Keko se asustó por lo que pasó, al final es un niño también, pero no hizo ningún comentario esta noche. Terminó de cenar tranquilamente y estuvo poco hablador. A Keka, le curamos y lo que pasó tomamos como algo “normal” y le dijimos a ella que no vuelva meter los dedos allí, algo que ya le habíamos advertido en otras ocasiones.

Esta mañana cuando su Papá les va a llevarles al cole, Keko le dice:

Keko: Papá vamos primero al cole de Keka, por favor Papá (normalmente Keko va antes por que le pilla de camino su cole primero).

Papá: Jo… Keko… me viene peor.

Keko: Vamos Papá que tengo que decir una cosa a sus amiguitos.

Al final, Papá le llevó antes y llega a la clase de su hemana y se queda un poco cortado y le dice a Papá:

Keko: díselo tu Papá.

Papá: ¿Y le digo el que?

Keko: Que tienen que cuidar de Keka porque tiene una pupa.

Estas cosas son las que te hacen vivir el cariño y el amor.

Son #cosasquemolan.

Todavia no…

A mi pequeño le encanta decir “todavía no”. Le pregunto, ¿quieres ir a dormir?, su respuesta, “todavía no”, ¿has terminado el pis?, el, “todavía no”.

Mi pequeño tiene 27 meses, aunque sea tan pequeño, es el mayor. Ya que tengo una pequeña de 6 meses, casi 7. Los dos son mis tesoros. Me dan muuuucho trabajo y siempre termino el día agotada, pero no puedo estar sin ellos.

Me gusta mucha la fase en la que estamos, Keko, el mayor de los pequeños, lleva 3 meses que no pára de hablar, cada día tiene palabras nuevas y repite todo cono un lorito. ¡Mucho cuidado tenemos que tener! Y Keka, la pequeña, no pára de gatear. Cuando cumplió los 6 meses ya se puso a dar paseitos por el suelo.

Me gusta mucho la integración de los dos. Y los celillos de Keko hacia su hermana, aunque los tenga, los tiene con mucho cariño. Por ahora siempre le ha tratado bien. Estamos siempre con los ojos abierto por si le escapa algo, pero todo va bien… o como diria el, todavía no. 🙂